CARMÍN Y ÁCIDO CARMÍNICO

Es el colorante natural más estable, que se obtiene de la cochinilla. Se obtiene en líquido y en polvo. Nuestros carmines son solubles en agua, alcohol y dispersables en aceite, con diversas tonalidades de rojo y azul. El ácido carmínico es hidrosoluble de alta concentración, obteniendo productos resistentes al pH ácido. Nos diferenciamos por un proceso de fabricación 100% acuoso y con altos niveles de concentración y color. Aplicaciones principales: productos cárnicos, bebidas, licores, golosinas, lácteos, jugos, gelatinas. cosméticos, farmacéuticos, entre otros